Cerramientos en Vidrio

En Iberlum disponemos de un magnífico equipo de profesionales del vidrio con el cual podemos realizar cualquier trabajo que se le presente. Los trabajos en vidrio deben de ser realizados, por motivo de seguridad, en vidrio laminar o vidrio templado.

El vidrio laminar o laminado, se compone de dos o más vidrios simples unidos entre sí mediante láminas plásticas (butiral de polivinilo) que poseen muy buena adherencia, transparencia, resistencia y elasticidad. La lámina de butiral absorbe las radiaciones ultravioletas y ofrece ventajas acústicas, pues atenúa el fenómeno de resonancia. Una de las características más relevantes de este tipo de vidrio es su alta resistencia al impacto y la penetración, motivo por el cual se utiliza para protección de personas y bienes. En caso de rotura, la lámina plástica retiene por adherencia los fragmentos de vidrio por lo que no se producen desprendimientos, reduciendo así los riesgos de daños en caso de accidente.
Cerramiento en vidrio

El vidrio templado tiene propiedades estructurales y una resistencia mecánica de 4 a 5 veces mayor que una luna tipo float sin templar. Es un vidrio térmicamente procesado que, en caso de rotura, se fragmenta totalmente en pequeños trozos, sin aristas cortantes. El vidrio templado es manufacturado a medida y una vez templado no se puede cortar ni agujerear.