¿Por qué una ventana corredera?

img_ventana_corredera

La forma de apertura de una ventana afecta a nuestro día a día más de lo que parece, todas tienen sus pros y sus contras. Sigue leyendo para descubrir todo sobre las ventanas correderas y saber evaluarlas.

Ventajas:
• No hay invasión del espacio interior: no importa lo que tengamos debajo o delante de la ventana, ésta podrá abrirse sin tener que retirar nada ni quitarnos libertad de movimiento en la habitación.

• Seguridad: al no haber hojas abiertas hacia dentro, no hay picos con los que darse en la cabeza.

• ¡Vistas, vistas, vistas! En muchas ocasiones, la vista se puede ver “engorronada” con los perfiles de las carpinterías abatibles, mientras que las correderas llegan a tamaños de hoja mayores con más porcentaje de vidrio.

Inconvenientes:
• No se puede abrir todo el hueco: al menos la mitad de la ventana estará siempre cubierta por cristal.

• Son menos eficientes que las abatibles: al tener juntas de cepillo, la hermeticidad nunca es la misma que la de las ventanas de apertura abatible.

• Bajo aislamiento acústico: por la misma razón que lo anterior, la entrada de ruidos desde el exterior será mayor.

• Limpieza más difícil: para limpiar el cristal, hay que sacar el brazo por fuera, por lo que tenemos menos facilidad de movimientos. Además, por normativa, se limita la medida máxima de paño basado en este tema de la limpieza, por lo que la compartimentación de la ventana ya no es decisión nuestra.

Elige una corredera saludable

Dado que al elegir una ventana corredera, estás poniendo en compromiso el confort interior de tu vivienda, presta especial atención a su calidad. Hay en el mercado distintos materiales y productos así es como debes evaluarlos:

Fíjate en la transmitancia térmica U (cuanto más baja mejor): este valor habla de la cantidad de calor que pasa a través de la ventana. Lo óptimo es ir a ventanas alrededor de 1,8 W/m²K, un valor que deja atrás a muchas carpinterías abatibles y por supuesto correderas, y que se encuentra por precios perfectamente accesibles.

La clase de permeabilidad al aire nos está hablando de la hermeticidad, y aunque siempre va a ser peor que la de una buena abatible, hay correderas en el mercado muy competitivas, como la PremiLine de KÖMMERLING, y que no están nada mal de estanqueidad: busca la clase 3 y notarás la diferencia con una corredera de clases más bajas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>